Ir al contenido principal

¿Quién tiene la culpa de las condiciones climáticas tan extremas que se han presentado últimamente en EE.UU.?



Antes de empezar a "lanzar rayos y centellas" sin ton ni son, contra alguna persona o personas, gobiernos, pueblos, o aún contra la "mala suerte" o los "malos espíritus", lea esta breve reseña de un artículo publicado en Ciencia@Nasa, donde encontrará que la respuesta a la pregunta propuesta es... "La Nada". ¿Cómo es esto?,... ¿acaso es una broma? ¡Por supuesto que NO! Continúe leyendo y comprobará cuán interesante puede ser nuestro planeta, y por supuesto, la lectura de este artículo le motivará a inquirir más sobre el tema y los fundamentos científicos relacionados con el mismo.

Desde diciembre de 2010, hemos visto en las noticias como las condiciones climáticas en los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU) han provocado emergencias graves, que dadas las pocas o inexistentes previsiones tomadas tanto por la sociedad civil como por el gobierno, se han convertido en catástrofes que han golpeado muy duro a las poblaciones afectadas y a la economía de dicho país, en general. Fenómenos como: granizadas intensas, nevadas extremas que han superado registros (récords) anteriores, inundaciones que han devastado y desolado amplias zonas productivas, tornados inmensos y de alta intensidad, que también han roto récords (más de 600 tornados en un mes y más de 200 en un sólo día, llevando al mes de abril de 2011 a un récord inigualable) y la actividad eléctrica atmosférica intensa (rayería), entre otros, son una muestra de lo tremendamente peligroso que puede ser para los seres humanos el desbalance del clima.

Algunos noticieros han atribuido la aparición de éstos fenómenos a "La Niña", la cual es una banda de agua fría que se extiende a lo largo del Océano Pacífico y que tiene repercusiones sobre el clima y las condiciones climáticas, en forma global. No obstante, el climatólogo Bill Patzert, de la NASA, tiene un sospechoso diferente "La Nada".

Patzert afirma que: "La Niña era fuerte en diciembre; pero en enero, realizó un acto de desaparición y se esfumó, sin dejar en su lugar algo que contuviera a la corriente en chorro que hemos denominado "La Nada". Como una adolescente rebelde, la corriente en chorro aprovechó su reciente libertad, con resultados desastrosos."

La Niña y El Niño forman parte de un ciclo natural global del clima conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS), el cual tiene dos fases extremas: una fase cálida denominada El Niño y una fase fría, denominada La Niña. Ambas condiciones se expanden y son persistentes sobre las regiones tropicales durante meses, y además, producen cambios notables en las temperaturas y en los regímenes de lluvias, en el ámbito global. En lapsos que varían entre 2 a 7 años, las aguas superficiales del sector ecuatorial del Pacífico se calientan (fenómeno de El Niño) y luego se enfrían de nuevo (fenómeno de La Niña). Cada uno de estos fenómenos tiene efectos distintos sobre las condiciones climáticas, locales y globales.

Aquí en Liberia (provincia de Guanacaste, Costa Rica), puede apreciarse muy claramente como la variación entre estos dos fenómenos afecta las condiciones del clima local; por lo cual, podemos experimentar desde días de calor bochornoso, cargados de humedad, con temperaturas superiores a los 40º, hasta días de clima fresco y agradable similar al que se experimenta normalmente en las zonas altas de la meseta central de Costa Rica, o en las zonas de alta montaña, o cercanas a éstas, de Guanacaste, como: Quebrada Grande, Curubandé, Tilarán y San Jorge.

El fenómeno ENOS no es reciente, ya que existen registros de su existencia desde épocas prehispánicas.

Durante el invierno del hemisferio boreal del 2010, La Niña apareció con sus condiciones características. Un "efecto común" de La Niña debería haber empujado a "La Nada" hacia el norte, llevando así el aire frío del ártico (uno de los componentes para que las condiciones climáticas se tornen "salvajes y destructivas") lejos de la región sur de EE.UU. Pero en lugar de ocurrir esto, La Niña perdió intensidad en forma acelerada y El Niño, no apareció para reemplazarla; por lo tanto, La Nada tuvo entonces toda la libertad para actuar a sus anchas; i.e. la corriente en chorro empezó a vagar libremente por EE.UU. Esto trajo como consecuencia que el patrón climático se viera dominado por fuertes "ráfagas" de aire polar gélido, produciéndose así fuertes tormentas de nieve en las regiones oeste, central norte y noroeste. Dicha situación se extendió hasta ya iniciada la primavera del hemisferio boreal, lo cual provocó que las cosas empeoraran. Esto lo describe muy bien Russell Schneider, Director del Centro de Predicción de Tormentas del Servicio Meteorológico Nacional de los EE.UU. (NWS-National Weather Service), que pertenece a la NOAA, siglas en inglés de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, en la siguiente cita: "Primero, muy fuertes vientos provenientes del sur, que transportaban aire tibio y húmedo desde el Golfo de México, se encontraron con chorros de viento frío que se desplazaban desde el oeste. Cuando estas dos masas de aire se apilaron una encima de la otra, se creó el tipo de inestabilidad que sirve como motor para las tormentas eléctricas intensas."

Como consecuencia de lo que describe Schneider, los contrastes extremos, tanto en la velocidad como en la dirección del viento, entre las capas superior e inferior de la atmósfera, transformaron las tormentas comunes en supercélulas rotatorias de larga duración, capaces de producir violentos tornados como los que se produjeron en varias regiones de EE.UU., con efectos catastróficos.

Entonces, ¿todo esto se produjo únicamente por influencia de La Niña?

Según Schneider: "La Niña y El Niño afectan el equilibrio de energía en la atmósfera, porque determinan la ubicación del agua cálida del Pacífico y esto, a su vez, determina dónde se forman enormes grupos de tormentas tropicales." Además, afirma que: "Estas tormentas son la principal fuente de energía tropical que tiene influencia sobre el patrón a gran escala de la corriente en chorro que fluye a través de Estados Unidos."

Patzert y Schneider concuerdan en que "la muy intensa y activa corriente en chorro que se desplazó a través del sur de USA, en abril, podría estar relacionada con el debilitamiento de las condiciones de la Niña observadas sobre el Pacífico tropical", por lo cual convierte a ésta en la "principal sospechosa" de haber provocado los hechos acaecidos.

Finalmente, surge esta pregunta, que seguro usted también se la estará haciendo: ¿Existe alguna investigación que señale al "cambio climático" como responsable de que se produzcan estas "salvajes condiciones" en el clima?

Patzert, responde adecuadamente a esta pregunta: "Es indudable que el calentamiento global está ocurriendo, pero no podemos descartarlo, ni culparlo por la temporada de tornados de 2011. Simplemente, no lo sabemos, ... todavía."

Le invito a darle seguimiento a esta información, porque podría ser que a usted le toque sufrir las consecuencias de un desbalance en el clima, similar al descrito en este artículo; por lo tanto, debe prepararse con antelación para ello.

Fuente consultada:
Noticias Científicas de la NASA. ¿Quién tiene la culpa de las "salvajes" condiciones climáticas? "La Nada". Enlace al artículo completo en español: http://ciencia.nasa.gov/ciencias-especiales/24jun_wildweather/

Enlace al artículo completo en inglés: What's to Blame for Wild Weather? "La Nada". http://science.nasa.gov/science-news/science-at-nasa/2011/24jun_wildweather/


Otros enlaces con información relacionada:

1. Science Casts: Wild Weather http://www.youtube.com/watch?v=r9MWcAq3SnU

2. Revkin, Andrew. Demografy, Design, Atom Bombs, and Tornado Deaths. Dot Earth blog, The New York Times, USA. May 26, 2011. (Ver comentario de Bill Patzert en el blog, comentario nº 6, está resaltado). http://dotearth.blogs.nytimes.com/2011/05/26/demography-design-and-tornado-deaths/?ref=science

3. Ciencia@NASA, portal en español: http://ciencia.nasa.gov/

4. Science@NASA, portal en inglés: http://science.nasa.gov










Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simbología Matemática

Para un correcto estudio de la Matemática, es menester conocer la simbología básica que se utiliza en esta disciplina; ésto garantiza la comprensión y fácil escritura de conceptos matemáticos, así como su lectura. Por otra parte, la simbología matemática nos permite expresar en forma concisa y clara los conceptos matemáticos, de tal manera que un texto matemático que utilice el lenguaje matemático, puede ser leído por cualquier persona sin importar la lengua que hable; i.e. para un hispanoamericano, para un anglosajón, para un chino, para un japonés y para un ruso, entre otros, la expresión
significará lo mismo: "El Conjunto de los Números Racionales se define como el conjunto de los números de la forma  a sobre b, tales que  a y b son números enteros, con la restricción de que b es diferente de cero." 
Observe como la expresión simbólica para definir al Conjunto de los Números Racionales, es mucho más concisa que la definición dada en lenguaje cotidiano, en este caso, el …

Práctica teoremas de Thales-Solucionario_8º año.

Las páginas de que consta este documento, corresponden a un trabajo extra asignado a mis estudiantes de 8º año del CTP de Liberia. La publicación de éste en el blog, tiene como objetivo estimular a los estudiantes a utilizar los recursos de la web y a la vez, que este material pueda servir como recurso educativo a otros estudiantes y docentes. Todos lo ejercicios contienen su respectiva solución y donde es necesario, se detallan los pasos esenciales para obtener la respuesta correcta. Si alguna persona tiene interés en el documento que contiene los ejercicios sin resolver, puede escribirme a la siguiente dirección electrónica: prometeo.elc@gmail.com, e indicar como asunto "Envío de práctica de Geometría-Thales."  

Comparación entre magnitudes de terremotos: Escala Richter.

Comparación entre magnitudes de terremotos: Escala Richter. Prof. Milton Fernández Fernández

El objetivo principal de este breve artículo es brindar al público general una explicación sencilla con respecto a las magnitudes de terremotos, según la “escala de Richter”; por cuanto existe un poco de confusión con respecto al uso de esta escala, principalmente por parte de los medios de comunicación.

El objetivo específico es lograr que al final de la lectura de este artículo usted tenga muy claros los aspectos básicos de la escala de Richter y efectúe correctamente sus propios cálculos para la comparación de terremotos de diferentes magnitudes, en dicha escala, así como de las aproximaciones de energía liberada por diferentes eventos sísmicos, con base en las magnitudes dadas en escala Richter.

Básicamente, la escala de Richter (denominada así en honor a Charles F. Richter, científico norteamericano, quien la diseño en 1935) es un método de conversión de lecturas sismológicas en números; …